Hoy empezamos una serie post en los que os contaremos trucos e indicaciones para decorar vuestra casa siguiendo el dogma oriental del Feng Shui. En el post de hoy vamos a centrarnos en cómo decorar los recibidores para adecuarlos al Feng Shui.   

IMG: planreforma.com

IMG: planreforma.com

Espejos 

Los espejos son uno de los elementos claves a la hora de decorar un recibidor siguiendo el dogma del Feng Shui. Es importante su colocación ya que un espejo colocado indebidamente puede provocar el efecto contrario al que buscamos. Los espejos hacen que fluya la energía, irradian luz, claridad y su reflejo debe aportar calma y sosiego. Nunca debemos colocar un espejo frente a la puerta, ya que rebotaría toda la energía, así como debemos evitar que el espejo corte la imagen de las personas, por eso tendremos que poner atención en la altura a la que lo colocamos.  

Percheros 

Seguimos decorando nuestro hall con otro principio que nos parece de lo más interesante. La idea de desprendernos de las cosas que llevamos fuera de casa. Debemos marcar un límite claro y definido entre la vida fuera de casa y la del hogar. Nuestro hogar debe ser nuestro refugio, el lugar donde sentirnos relajados, a gusto y con las menos preocupaciones posibles. Por eso los percheros o muebles en los que guardar bolsos, llaves, abrigos, zapatos y cualquier elemento que nos evoque el exterior, son imprescindibles para deshacernos y dejar en la entrada las malas energías de fuera.      

Plantas, luz y colores claros 

Las plantas son una fuente de energía por sí mismas. Seres vivos que irradian luz, color, y vida. En el dogma del Feng Shui son un elemento indispensable ya que son verdaderas reservas de energía y propician el equilibrio del Chi en el hogar. Es importante adaptar el tipo y el tamaño de planta a nuestro espacio, pero una planta siempre nos va a ayudar a suavizar los vértices y formas angulosas que poco favorecen el tránsito de energía.         

Los colores claros reflejan la luz, dan claridad como vemos en estos ejemplos de hall decorados con Feng Shui. Elegir un color pastel o crudo en paredes y combinarlo con alfombras, lámparas, y plantas nos ayuda a equilibrar este espacio.  

Otros modelos de decoración pueden seguir también el dogma Feng Shui aunque no contengan todas las recomendaciones anteriores. En el primer ejemplo vemos que el protagonismo recae sobre un inmenso espejo que combina su marco oscuro con la puerta. Sin embargo el segundo ejemplo, mucho más sencillo y con un aire rústico y nostálgico, introduce la vegetación y la naturaleza con un dibujo de un árbol en la pared en tonos pastel. Como veis el Feng Shui se adapta a todo tipo de estilos. 

Y terminamos por el principio, la puerta que da paso a nuestro hogar. La puerta que encierra y deja fluir la energía y el elemento que marca la línea entre nuestro mundo íntimo, privado y seguro, y el exterior y sus problemas. Es importante no interponer elementos delante de la puerta que puedan entorpecer el tránsito de energía. No siempre podemos elegir el color de nuestras puertas, pero como símbolo de pureza las puertas blancas generan una energía positiva que inundará nuestro hogar, sobre todo si nuestra puerta se encuentra orientada hacia el Oeste. 

Esperamos que os hayan servido estos consejos para ayudaros a armonizar un poco más vuestro recibidor y conseguir que lleguéis a casa con la mejor de las energías. 

¡¡Hasta la semana que viene!!