Todo empezó en la Milano Fashion Week. Podemos darle las gracias a la marca HEM y a una de sus piezas icónicas. No hay duda, el estampado splatter, tendencia de salpicado de pintura libre, es variable, dinámica, móvil, reparte tonos y notas en la cantidad y ritmo de cada objeto en el que se emplea. Hay para todos los gustos, y sin duda es una de las tendencias más importantes del año. 

Ha tenido una gran acogida, sobre todo por su versatilidad, y gran adaptabilidad a diferentes superficies y a diferentes estilos. Estos factores han facilitado la rápida incorporación a muchos ámbitos, y tipos de piezas decorativas, del mundo del interiorismo.

Este sistema de pintado, se aplica tanto a paredes, muebles, telas y textiles, como a una gran variedad de objetos de decoración.

En lo que se refiere a la aplicación de esta técnica en objetos, se ha abierto un mundo de posibilidades y el Splatter ha aportado importancia a los materiales y pinturas, que hasta ahora eran planas, o como mucho con dibujos. 

Un buen ejemplo de la versatilidad de esta tendencia es su función en pared. El splatter puede aumentar la potencia cromática de un entorno, y convertirse en un detalle relajante al mismo tiempo, como podreis ver en las siguientes imagenes. 

Es ideal para animar o quitar sobriedad a cuartos infantiles, siempre en su justa medida y tonalidad. Además, el Splatter no tiene que ser unicolor, ni uniforme; es decir, todas las manchas del mismo tamaño y estilo. De hecho, un splatter multicolor y no uniforme, como el de esta foto, es un perfecto aliado para unir y homogeneizar combinaciones de tonalidades. 
Además, no hay que temer o descartar la posibilidad de incluir algún objeto decorativo, como un cuadro en la misma pared. 

En cuestión de su aplicación en piezas, no importa si son objetos de decoración o piezas útiles, como menaje de cocina. Tampoco importa si son piezas individuales o parejas. Por ejemplo, puede que te haya enamorado un tipo de splatter y quieres que tu vajilla entera sea así. O por el contrario, quieres que tenga la misma tonalidad pero no quieres perder la originalidad siguiendo el mismo patrón. Cada pieza puede seguir una línea estética pero ser única.
De hecho lo más bonito de la libertad que nos proporciona esta tendencia es que muchas veces puede interesar jugar en la fina línea entre el dibujo perceptible y el splatter. Como la foto de abajo a la derecha. 

De la misma forma, esta tendencia juega el mismo papel en textil, y nos abre un mundo de posibilidades para la decoración de una mesa. Que la servilleta y el mantel, estén combinados, pero sin tener que ser del mismo color.  El truco está en elegir el estilo de mancha que más nos guste, y jugar a combinar. 

Y con la libertad que impera en esta tendencia nos despedimos hasta la semana que viene. ¡¡Nos vemos por el blog!!