Hemos hablado en muchas ocasiones del estilo nórdico en decoración. Una tendencia que ha despuntado en los últimos años y cuyas referencias no han dejado de influir en todos los estilos decorativos. 

IMG: decoraciontendencias.com

IMG: decoraciontendencias.com

Una de las ventajas del estilo nórdico es la versatilidad que ofrece a la hora de guiarse para decorar. Sus rasgos más característicos como líneas rectas, colores neutros o la importancia de la luz natural pueden integrarse perfectamente con otro tipo de estilos. Hoy vamos a centrarnos en un decoración nórdica con inspiración mediterránea. 

IMG: decoracionia.com

IMG: decoracionia.com

La mezcla de estas dos tendencias, que a priori pueden parecer opuestas, ocultan más de un rasgo común. Ambos estilos priorizan la luz natural, y son altamente identificables. Pero es verdad que mientras el estilo nórdico da más importancia al diseño que a la comodidad y se nutre de colores fríos, el estilo mediterráneo transmite más calidez y está vinculado a colores tierra, marrones o beige.

Una de las opciones más recurrentes para combinar estos dos estilos, es intercalar texturas y colores. Como ejemplo, esta pared de ladrillo y suelo de parquet que aportan colores tierra a un espacio decorado al más puro estilo nórdico. El contraste que se consigue es todo un acierto.

IMG: hoylowcost.com

IMG: hoylowcost.com

Hace tiempo dedicamos un post a las baldosas hidráulicas, una tendencia que poco a poco ha ido abriéndose paso en el mundo de la decoración. Y es que estamos en un momento en el que empezamos a valorar lo "viejo" y recuperamos antiguas tendencias como mosaicos o baldosas con dibujos o patrones.

IMG: decoratualma.com

IMG: decoratualma.com

Si nos atrevemos a ir un paso más allá, podemos incluso recuperar la esencia más mediterránea combinando un típico suelo empedrado como este con materiales como el cemento y una arquitectura basada en el estilo nórdico. 

Otra de las opciones con las que podemos combinar perfectamente estos dos estilos es en los dormitorios a través de los cabeceros. Podemos recurrir a los mosaicos o a los colores tierra para poder crear un espacio nórdico mediterráneo. La opción inversa es añadir cabeceros con material orgánico como bambú, pizarra o madera para darle el toque de distinción a nuestro dormitorio. 

Pasamos por el cuarto de baño para poder poner nuestra aportación a esta decoración combinando muebles en madera y suelos cálidos con tonos blancos, negros y grises o muebles de diseño como esta estantería escalera.   

Despedimos este post sobre el estilo nórdico mediterráneo descubriendo que esta tendencia puede ir más allá del interior del  hogar. ¿Por qué no lo sacamos fuera? Este jardín combina perfectamente muebles en blanco, paredes y escaleras que siguen un diseño de lineas rectas con el toque mediterráneo de la madera, las piedras y las plantas.

IMG: interioresminimalistas.com

IMG: interioresminimalistas.com

Esperamos que os hayamos inspirado para atreveros a combinar estos dos estilos en auge y haberos dado las claves para poder aprovechar la arquitectura de vuestra casa y combinarla con toques mediterráneos con los que aportar algo más de calidez a vuestro hogar.